Jose Luis Cases Lozano y el ciberacoso

¿Qué haríais vosotros ante un caso de ciberacoso?

Soy José Luis Cases Lozano y me gustaría contar mi situación; así como las medidas que estoy tomando. Los que trabajamos en el mundo online podemos sufrir fácilmente esta lacra. Por lo que este artículo te puede interesar.

Las circunstancias a las que me enfrento encajan perfectamente con la definición de ciberacoso: Uso de medios digitales para acosar a una persona mediante ataques personales, divulgando información falsa e injuriosa. No hay ninguna duda a este respecto.

¿Cómo he podido llegar a esta situación?  Según mi parecer, deben darse varios elementos, como que el acosador tenga los conocimientos necesarios; pero el principal quizá sea tropezar con alguien que tenga la intención maliciosa de hacernos daño. He aquí el primer elemento que me gustaría destacar:

Un usuario, puede establecer quejas y opiniones contrarias; esto no contraviene al derecho que tiene cualquier persona a expresarse libremente. El problema, y lo que pone de manifiesto las intenciones siniestras de actuar deliberadamente contra mi reputación, es la intensidad y frecuencia de los ataques. Sin contar con que las afirmaciones no se corresponden con la realidad.

En otras palabras, estoy siendo calumniado gratuitamente, sin parar y con una insistencia feroz. Este “modus operandi” no es acorde a expresar una queja por parte de un usuario insatisfecho. Esto va más allá, se trata de odio; cualquier usuario lo podría advertir.

Pero ¿por qué? ¿Quién es José Luis Cases Lozano para ser el blanco de un ciberdelincuente?

jose-luis-cases

 

Mi profesión (y quizá la tuya también) es sensible al ciberacoso

Me dedico al trading, compro activos financieros en los mercados. Llevo 20 años en esto y desde 2004 a tiempo completo junto  empredimentos en formación bursátil y empresas Fintech como  el simulador de bolsa Tradertwit

Nunca he sido una estrella fugaz, de esas que suben, se hacen famosas y desaparecen de la noche a la mañana. Es probable que precisamente este sea el motivo por el cual he logrado mantenerme 20 años: Camino con los pies en la tierra, no busco fama a través de ganar rentabilidades ilusorias, para al final acabar como muchos que he visto pasar durante todo este tiempo.

En cualquier caso, todos estos estos años han pasado factura y sí que he logrado un cierto reconocimiento. He organizado e impartido cursos, seminarios, he escrito en medios de este sector, me han solicitado expresar opiniones públicamente, etc. Dicho de otro modo, tampoco es que pase desapercibido.

Desde hace unos cuantos años, trato de enseñar a personas que pretenden iniciarse en las inversiones bursátiles los valores que me han permitido sobrevivir en esta profesión. No sirve de nada conseguir una gran rentabilidad hoy, para después perderla mañana. Este es el modo por el que muchos influencers han subido a lo más alto, para después caer y desaparecer en el olvido.

Trabajo para instruir en la importancia de caminar despacio, con paso firme, pero seguros en todo momento. El resto, viene con el tiempo y la experiencia que se va adquiriendo. Pero difícilmente se podrá adquirir experiencia en los mercados financieros si dilapidamos nuestros ahorros con una operativa inadecuada. Hay que mantenerse, un día, otro día y otro día… Así hasta echar la vista atrás y comprobar que has conseguido desarrollar una carrera en el mundo de las inversiones bursátiles.

Este es el sentido que tiene mi trabajo. Este el motivo por el que fundé la red social Tradertwit y la academia de formación online Trader Profesional. No tengo más intención que compartir lo que la experiencia a mí me ha enseñado. Mi trabajo es perfectamente legal y los años que lleva en vigor lo avalan.

Aquí está el primer elemento que me hace vulnerable al ciberacoso: Utilizo principalmente los medios digitales para desarrollar esta profesión.

El segundo, nace de las características de este sector. No es raro tener algún tipo de mal encuentro con algún usuario, el cual defiende otra idea u otros principios a la hora de operar en foros y medios financieros, suele pasar a menudo. Existen muchas teorías sobre el trading y las inversiones. Nadie tiene la verdad absoluta, cada cual tenemos un estilo.

El problema es cuando, trabajas a través de las redes sociales y tropiezas con un indeseable. Máxime en un sector poco regulado como la formación bursátil. Podría desvelar su identidad, pero debo reservarla hasta que la situación lo aconseje.

En síntesis, mi profesión es sensible al ciberacoso por los siguientes motivos:

  • Trabajo principalmente a través de la red.
  • Mi profesión exige estar conectado en foros y medios del sector.
  • Es sencillo tener divergencias en cuanto a los estilos de inversión. No existe una única filosofía, se crean debates y discusiones.
  • Existen otras personas que verdaderamente son estafadores en este sector. Sin embargo, estos sí suelen ser conocidos entre la comunidad inversora.

Si tu trabajo tiene en común alguno de estos puntos, te recomendaría que tuvieses previsto un plan de contingencia para estos casos. Es realmente fácil acosar a través de la red, sólo es necesario crear unos perfiles falsos y difundir difamaciones. Así, sin más.

¿Qué puedo hacer para defenderme del ciberacoso?

En vista de la situación, me propuse diseñar una estrategia. A decir verdad, es complicado, puesto que, como se ha comentado al principio, no se trata de gestionar quejas. Estamos refiriéndonos a un caso tipificado en el Código Penal como delito de injurias y calumnias. Amén de acoso propiamente dicho (en su sentido estricto).

No hay cabida a establecer un contacto directo con el ciberdelincuente y tratar de aclarar la situación, como sucedería con un usuario que realiza una queja legítima. Esto dificulta el procedimiento a seguir.

joseluiscases2

Los pasos de mi estrategia para una gestión del ciberacoso son los siguientes (espero que nunca debas utilizarlos, pero estoy encantado de compartirlos):

  • Mantener la calma: No es necesario asustarse, pensé, la verdad siempre termina por salir a la luz. Todo esto pasará, no hay nada de qué esconderse.
  • Monitorear la situación: En este punto valoré la gravedad y el alcance de los ataques, su frecuencia, las páginas en las que se publican las susodichas injurias, los perfiles utilizados… Se trata de recabar datos.
  • Buscar apoyo legal: Contacté con abogados que están estudiando el caso. Desgraciadamente no existe una ley que ampare esta situación. Inicié una campaña de firmas para su creación. Puedes apoyarla en este enlace (piensa que esta ley puede ayudarte algún día).
  • Contactar con Google: Con el propósito de desindexar el contenido injurioso en los buscadores. Si necesitas ayuda con esta tarea, puedes contactar conmigo. Estaré encantado de ayudarte puesto que sé por lo que estás pasando (al final dejo mi contacto).
  • Contactar con los portales afectados: La mayoría de ellos borran rápidamente el contenido. Se sobreentiende que este ataque no tiene sentido, no suele haber problema porque el contenido es constante y no tiene fundamento. Además, el perfil es falso. Las páginas que no ponen medios, sabiendo que se actúa con intención delictiva, pasan a ser cómplices como parte necesaria.
  • Gestionar el Personal Branding: El no querer entrar en una guerra no es motivo para dejar de defender mi inocencia. Es mi derecho y mi deber como profesional. Se trata de una campaña de injurias y calumnias contra mi persona, debo poner todos los medios a mi alcance para que mi imagen no quede injustamente ensuciada. Repito, sin perder la calma.

No existe una única estrategia, soy consciente de ello. Sin embargo, estos pasos pueden serte útiles si te enfrentas a un caso parecido de ciberacoso.

Puedes contactarme si tienes alguna duda en mi blog personal  de Jose Luis Cases Lozano. Te agradecería que dejases algún comentario acerca de este artículo para que entre todos podamos luchar contra el ciberacoso. Piensa que podría pasarte a ti, a algún amigo e incluso algún familiar.

No olvides firmar la petición que tengo en change.org